• 1 lomo de salmón
  • 2 rebanadas de pan integral
  • Salsa de mostaza y miel (en supermercado)
  • 1 queso Camembert

Ya hace tiempo que os estamos presentando platos principales o postres. Así que hoy es el turno de hacer una buena tapa. Se trata de una receta sencilla, una receta de aperitivo rápido pero muy, muy glamuroso, ideal para elaborar para una cena con invitados. Se trata de una pequeña tosta de buen salmón fresco con queso Camembert, que gusta a todo el mundo. Además, va acompañada de una salsa de deliciosa mel y mostaza. La receta está pensada, por cierto, para que salgan 4 minitostas.

Instrucciones

  1. Primero dividimos en 4 el lomo de salmón, cortándolo con cuidado. Si no sabéis cómo hacerlo, pensad en el tamaño de la tosta. Calentamos una sartén con un pelín de aceite (poquísimo, porque el salmón ya es muy graso). Cuando esté caliente, pasamos los cuatro trozos.
  2. Cortamos por la mitad las rebanadas de pan integral para obtener otras 4 piezas. Las tostamos. Recomendamos hacerlo en la misma plancha o sartén que hemos utilizado para el salmón, porque, al soltar su grasa, le dará mucho sabor al pan.
  3. Montamos las minitostas. En un plato, ponemos la rebanada tostada y un poco de salsa de miel y mostaza, al gusto. Cortamos un par de lonchas de queso y las ponemos encima de la tosta. Finalmente, añadimos el trozo calentito de salmón, que hará que se funda ligeramente el queso. ¡Delicioso! Podéis decorarlo con unas semillitas de amapola o con una hojita de perejil o cilantro.


[Total:0    Promedio:0/5]