• 2 calabacines medianos
  • Un manojo de espinacas frescas
  • 40 gramos de queso de cabra en rulo
  • Aceite de oliva
  • Tomillo
  • Albahaca fresca
  • Zumo de limón
  • Pimienta negra
  • Sal

Nuestra receta de cocina de hoy está pensada para que nuestros estómagos se tomen un descanso entre comilona y comilona navideña. Os traemos una receta rápida y ligera que seguro que agradeceréis, con una presentación fantástica por si todavía tenéis invitados en casa y no queréis volver a daros un atracón. La receta está pensada para que salgan unos 8 o 10 rollitos, así que multiplicad las cantidades según los comensales y según queráis utilizarlo de entrante o de plato principal. Podéis servir este plato recién hecho, o a temperatura ambiente. Si lo preparáis con antelación, podéis darle un golpecito de calor con el horno o el microondas ¡y listo!

Instrucciones

 

  1. Lavar bien y secar los calabacines. Con la ayuda de un cuchillo, cortar los dos extremos. Si tenéis una mandolina, hacer cortes de medio centímetro de grosor a lo largo. Si no disponéis de este instrumento, con la ayuda de un buen cuchillo y un buen pulso podéis conseguir los cortes. Barnizar con aceite de oliva por las dos caras.
  2. En una plancha o sartén, cocinar las tiras de calabacín unos 5 minutos, hasta que estén tiernas. Echar sal y pimienta al gusto, y un poquito de tomillo para aromatizar.
  3. Mientras se hacen las tiras, en un bol, poner el queso de cabra y machacarlo bien con la ayuda de un tenedor. Añadir pimienta negra y un poco de zumo de limón, al gusto.
  4. Para rellenar las tiras de calabacín, poner una cucharadita de queso en un extremo y, a continuación, al lado, unas hojas de espinacas y albahaca al gusto. Salpimentar por última vez y enrollar con cuidado.


[Total:2    Promedio:4/5]