• 1 tortilla mexicana o estilo piadina
  • 2 trozos de pechuga de pollo
  • 1 rúcula
  • Queso de untar (2 cucharadas)
  • Sal y pimienta

Estudiar en otra ciudad es una experiencia nueva y divertida para muchos jóvenes y requiere de cierto empeño para adaptarse a la ciudad, al clima, entre otras cosas. Entre clases, estudiar, las aficiones e intentar tener vida social, no alcanza el tiempo para dedicarse a otras cosas como, por ejemplo, cocinar.

La cocina para los estudiantes debe ser algo sencillo, y simple. Fácil y divertido. Con un poco de imaginación siempre se podrá disfrutar de platos deliciosos sin pasar horas cocinando. Plato perfecto para llevar a clases, bastante ligero y rápido de preparar.

Receta de Rollitos de pollo

  • Calienta un sartén antiadherente o una plancha donde no se pegue nada y asa el pollo un par de minutos por cada lado hasta que lo veas doradito.
  • Añade luego una pizca de sal.
  • Corta el pollo en tiras finas y delgadas y si la tortilla de trigo no se dobla fácilmente, caliéntala unos 30 segundos en el microondas, para hacer el trabajo más.
  • Luego, unta el queso en la tortilla y luego incorpora la rúcula y el pollo.
  • Enróllala toda y cúbrela con papel de aluminio o papel film, si quieres llevártela a la universidad o comer fuera. Esta es una versión ligera, pero se le pueden añadir otros ingredientes, como tomates, cebolla picada, tocino o lo que se prefiera.

 

¿Qué te ha parecido? Estas cortas recetas para estudiantes, fáciles de hacer, platos únicos, platos para llevar. Ya puedes ver que está demostrado que se puede preparar cosas ricas con poco tiempo y esfuerzo. Así que a estudiar.


[Total:1    Promedio:5/5]