• 2 pechugas de pollo
  • 1 pimento rojo
  • ½ cebolla morada
  • ½ cebolla blanca
  • 250 ml caldo pollo
  • 5 cucharadas de kétchup
  • 5 cucharadas de salsa Woschestershire (supermercados)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  • Aceite

¡Volvemos a la carga con una de nuestras deliciosas recetas de pollo! Y acompañado de una de nuestras salsas favoritas (y la de todo el mundo, ¿no?): la salsa barbacoa. Si bien normalmente esta salsa se usa más con cerdo o ternera, a nosotros nos gusta innovar con las carnes blancas. Esta receta de pollo es verdaderamente una delicia y una receta fácil y rápida de hacer. Ideal para disfrutar en buena compañía y quedar como señores. ¡A la cocina!

Instrucciones

  1. Primero, picamos las dos medias cebollas y el pimiento. Cortamos la pechuga a trozos del tamaño de un bocado.
  2. Ponemos una sartén a calentar a fuego medio con una cucharada sopera de aceite y freímos la cebolla durante unos tres minutos. A continuación, agregamos el pollo y el pimiento. Salpimentamos y dejamos a fuego bajo durante unos 10 minutos.
  3. Calentamos el caldo de pollo hasta hacerlo hervir. Podéis utilizar cualquier caldo de brick, o hacerlo vosotros mismos con una pastilla de caldo de pollo. Cuando hierva, bajamos el fuego al mínimo y añadimos el kétchup, la salsa Woschestershire, el azúcar, el pimentón dulce, la sal y la pimienta.
  4. Finalmente, removemos durante 10 minutos a fuego bajo. Vertemos la salsa en la sartén con el pollo. Si ya habíamos terminado de cocinarlo, volvemos a encender el fuego durante 10 minutos más, para que termine de reducir la salsa.

Nuestro consejo:

Este plato puede acompañarse con una guarnición de arroz blanco. La salsa Woschestershire más habitual es de la marca Lea&Perrins, y la encontrarás en cualquier supermercado.


[Total:1    Promedio:3/5]