• 3kg tomates maduros
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • ½ pepino
  • ½ ajo
  • 1 trocito de pan
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de vino blanco
  • Sal

Sí, ya lo sabemos. Hay miles de recetas de gazpacho, pero como la de vuestra madre no hay ninguna. La verdad es que hay tantísimas variantes de esta deliciosa receta andaluza, que cada uno tendrá su opinión. De todas formas, sus ingredientes sí que no suelen variar mucho, en todo caso sus cantidades o sus proporciones, dependiendo del espesor que queramos, de si nos gusta el sabor del ajo, si queremos hacerlo más ligero, etc.

Pues bien, la de hoy será una receta rápida, como siempre. Pero también una receta ligera y fresca, de un gazpacho suave y pasado por el chino para que no contenga ni un grumo.

Instrucciones

  1. Lavamos bien los tomates y nos aseguramos de quitarles bien el pedúnculo. Si luego no queréis pasar toda la mezcla por el chino porque os gustan los grumos, sí que os recomendamos en este momento pelar bien los tomates.
  2. Metemos en un vaso para batir y utilizamos la batidora para triturarlo todo muy bien.
  3. Pelamos el pepino, cortamos los pimientos a trozos y nos aseguramos de quitarles bien las semillas. Añadimos a los tomates y seguimos triturando muy fino. Añadimos el ajo y el pan. Si queréis que salga una mezcla más espesa, siempre podéis añadirle más pan, al gusto.
  4. Colamos toda la mezcla por un chino para asegurarnos de quitarle las semillas, restos de pieles o cualquier impureza.
  5. Volvemos a verter la mezcla en el vaso para batir y añadimos aceite, vinagre y sal al gusto. Os recomendamos que vayáis añadiendo estos ingredientes poco a poco y que vayáis probando el resultado cada tanto, para no pasaros.
  6. Ahora solo queda meterlo en la nevera para enfriarlo bien antes de servirlo. Hay gente que le añade unos cubitos de hielo para acelerar este proceso, pero no os lo recomendamos porque al final queda un plato muy aguado.

¡A disfrutar!


[Total:0    Promedio:0/5]