• 4 cucharadas de cuscús (en cualquier supermercado)
  • 3 tomates
  • 1 cebolla morada
  • 1 pepino
  • 1 limón
  • Un puñadito de pasas
  • Perejil
  • Hierbabuena
  • Aceite
  • Sal

Seguro que habéis leído en las cartas de los restaurantes este plato, escrito de distintas maneras: tabulé, tabuleh, tabbouleh… Se trata de una ensalada muy refrescante y especialmente popular en los países de Oriente Medio. Y, como parece que el calor  ha venido para quedarse, hemos pensado que una receta fresca y ligera os gustaría. Si bien los ingredientes varían de una región a otra, esta receta fácil y rápida tiene un ingrediente principal: el cuscús. Además, tened en cuenta que es recomendable que hagáis este plato refrescante un par de horas antes de servirlo para poder enfriarlo debidamente en la nevera.

Instrucciones

  1. Empezamos con las hortalizas: limpiamos, pelamos y cortamos a trozos el pepino, el tomate y la cebolla. El tamaño es al gusto de cada uno, pero recomendamos hacer trozos más bien pequeños, especialmente la cebolla, para que los sabores se mezclen debidamente.
  2. A continuación, cogemos el perejil y la hierbabuena y los lavamos, secamos y picamos bien. La cantidad es opcional y depende mucho del gusto de cada uno, a nosotros nos gusta que la hierbabuena predomine, por eso utilizamos más cantidad que de perejil.
  3. Mezclamos bien tanto las hortalizas como las hierbas en una ensaladera. Añadimos las pasas.
  4. Exprimimos un limón mediano sobre la mezcla. Agregamos aceite y sal al gusto.
  5. Preparamos el cuscús según las instrucciones del fabricante. Por lo general, hay que mantenerlo en agua caliente (no hirviendo) durante unos cinco minutos. Es importante darle unas vueltas con la cuchara.
  6. Una vez cocido el cuscús, lo añadimos a la ensaladera y mezclamos bien todos los ingredientes. Finalmente, metemos en la nevera durante al menos una hora antes de servir, para que esté bien fresquito.


[Total:0    Promedio:0/5]