• Harina de trigo (250 gramos)
  • Harina de fuerza (250 gramos)
  • Sal (10 gramos)
  • Azúcar (40 gramos)
  • Levadura prensada (25 gramos)
  • Mantequilla sin sal (280 gramos)
  • 1 Huevo
  • Agua fría (250 mililitros)

Recetas de cocina para estudiantes

Aquí os dejamos, después de unas vacaciones que hemos tenido imprevistas, una nueva para la colección recetas de cocina. En este caso os explicamos como elaborar unos «croissant» caseros. A cocinar!

Instrucciones

  1. Para empezar a realizar nuestros croissants caseros, el primer paso es poner los dos tipos de harina en un bol. En este bol añadiremos la sal, el azúcar y el agua (de la cual nos reservaremos 25 ml para utilizar posteriormente).
  2. Una vez juntamos todos estos ingredientes, los mezclamos hasta que quede una masa totalmente homogénea.
  3. Mientras tanto, podemos diluir la levadura en el agua restante que hemos reservado anteriormente.
  4. Esta levadura diluida la añadimos a la mezcla que se estaba mezclando con todos los ingredientes nombrados anteriormente y seguimos amasando todo junto, hasta que quede una masa totalmente integrada.
  5. Entonces la cogemos y la ponemos en una superficie donde anteriormente habremos espolvoreado harina, para terminar de amasar con nuestras manos y así obtener una masa lisa y suave.
  6. Cuando la tengamos bien amasada, formamos una bola con ella y la introducimos en un bol. Este lo tapamos con papel film y lo dejamos reposar 30 min a temperatura ambiente.
  7. Una vez pasado ese tiempo, sacamos la masa del bol y la volvemos a poner en una superficie, donde habremos vuelto a poner harina anteriormente y con un rodillo la expandimos hasta formar un rectángulo con la masa.
  8. Entonces ponemos esa masa en una bandeja de horno y la tapamos con papel film de nuevo.
  9. Lo dejamos reposar durante 2 horas en la nevera.
  10. Mientras se refrigera, cogemos la mantequilla, la cual debe estar muy fría. Y la cubrimos con papel de horno para poder aplanarla, con la ayuda de un rodillo, de esta manera no se nos pegara en el mismo y podremos extenderla sin problemas, hasta formar un rectángulo de 1cm de grosor y lo dejamos en la nevera también.
  11. Cuando hayan pasado las dos horas, retiramos nuestra masa de la nevera y la volvemos a poner en una superficie con harina. Justo en el centro de esta, ponemos la mantequilla también.
  12. Entonces plegamos la masa sobre la mantequilla y estiramos la masa con el rodillo siempre desde el centro al exterior.
  13. Una vez bien extendida, la plegamos sobre si misma. Primero un lado y luego el otro.
  14. Toda esta masa la tapamos con papel film y la dejamos reposar durante 30min en la nevera
  15. Una vez transcurrido ese tiempo volvemos a estirarla con el rodillo, del centro al exterior y volvemos a plegarla, primero de una lado y luego el otro. Y repetimos lo mismo, envolvemos en papel film y dejamos reposar 30 min en la nevera.
  16. Después de esa media hora volvemos a repetir el mismo procedimiento, estiramos con el rodillo, plegamos, envolvemos en film y dejamos reposar.
  17. Finalmente, cuando pasen los 30 minutos estiramos por última vez y formamos un rectángulo, recortando los lados que sobren.
  18. Es entonces cuando con un cuchillo cortamos la masa en forma de triángulos alargados.
  19. En cada uno de estos triángulos, estiramos y aplanamos la punta. Además de hacer un corte en la mitad de la base del mismo.
  20. Entonces enrollamos y de la damos la forma típica del croissant, doblando las puntas.
  21. Una vez llegado a este punto, es el momento de dejar fermentar hasta que doblen su volumen.
  22. Mientras tanto, batimos un huevo y pintamos los croissants con el huevo batido.
  23. El último paso es hornearlos a 190º durante 25 minutos o hasta que veamos que los croissants están dorados.
  24. Entonces ya estarán listos para comer!


[Total:0    Promedio:0/5]