• 100 gr mantequilla
  • 100 gr azúcar blanco
  • 100 gr azúcar moreno
  • 170 gr perlas de chocolate
  • 1 huevo
  • 1 vaina de vainilla
  • 125 gr harina
  • 100 gr copos de avena en polvo
  • 1 cucharada levadura en polvo
  • 90 gr avellanas
  • Sal

Resulta fascinante que una de las recetas de postres más deliciosas surgiera fruto de un error, ¿verdad? Y es que cuenta la historia que su inventora, la propietaria de un restaurante de los Estados Unidos, se vio obligada a añadir trocitos de chocolate a la masa de galletas porque se le había agotado el chocolate en polvo. Si bien esperaba que se derritieran, las pepitas de chocolate permanecieron crujientes dentro de la esponjosa galleta. Pues bien, incluir una receta fácil y rápida como la de hoy no es ningún error, sino que tenemos la firme voluntad de darnos, de daros, un buen capricho. ¡Vamos allá!

Instrucciones

  1. Molemos los copos de avena hasta hacerlos polvo (normalmente vienen enteros).
  2. Mezclamos los dos azúcares y el huevo y añadimos la mantequilla (aseguraos de tenerla un buen rato fuera de la nevera, para que se mezcle mejor). Conseguir una masa homogénea.
  3. Separadamente, mezclamos los copos de avena triturados, la harina, la levadura en polvo, un pellizco de sal y la vainilla de la vaina. Cuando esté bien mezclado, lo añadimos a la mezcla de azúcares que tenemos preparada. Trabajamos bien la masa.
  4. Precalentamos el horno a unos 190º. Machacamos bien las avellanas. Junto con las pepitas de chocolate, las añadimos a la mezcla anterior.
  5. Utilizamos una lámina de papel vegetal para cubrir la bandeja del horno. A continuación, hacemos las galletas, cogiendo una bolita y chafándola ligeramente entre las manos (no hace falta aplastarla porque ya se aplanarán un poquito con el calor). Procuramos dejar un buen espacio entre galleta y galleta para cuando haga efecto la levadura.
  6. Metemos al horno, a la misma temperatura, durante unos 10-11 minutos. Aunque, cuando las saquemos, parecerá que todavía les falta un poquito de calor, no las volváis a meter: cuando se enfrían se endurecen.

¡A disfrutar!


[Total:0    Promedio:0/5]